Cada ritmo, cada ciclo, cada fracción que se exprese como instantes –véase un día, un fin de semana, una semana, un mes, un año-… ficticios son, cierto, pero… a nivel de referencia, nos dan las secuencias de una trayectoria.

Por ello, los sapiens, a lo largo de su historia de tiempo, marcan instantes que propiciaron tal o cual acontecer… y fue a partir de ahí que ocurrió esto o aquello.

El Sentido Orante, desde su Misterio, se pliega a nuestra pequeñez… y nos incita a una fracción de instantes. Y es así como nos encontramos en el comienzo de una semana sobre la que hay planes… proyectos…: “promesas”.

Sí; quizás sea una llamada que se suele quedar fallida o a medias… –como decía el dicho: “nos las prometíamos felices”-, pero ¿realmente cumplimos nuestras promesas? 

Sin duda, el cumplir con nuestra parte no significa que vayan a producirse X aconteceres, pero sin duda, si no cumplimos con nuestra parte, probablemente no acontezcan.

Las promesas son esos anticipos de la consciencia: anticipamos que vamos a…; ponemos encima de la mesa…; adelantamos… nuestras entregas, nuestras ilusiones, fantasías y haceres antes de que realmente se produzcan. Aunque –también hay que tenerlo en cuenta- en la medida en que nos prometemos, ya en alguna forma ha ocurrido, está ocurriendo.

Esto es muy significativo a la hora de ejercitarnos en lo que nos prometimos: el saber que ya el terreno está preparado, ya se ha arado, ya se ha refrescado el suelo, ya se muestra la tierra ansiosa de nuestras semillas… Gracias a la PROMESA.

Pero hay que culminarla con el sembrado.

Quizás, si remembramos promesas, nos encontremos con grandes vacíos incomprometidos. Seguramente. También, claro, encontraremos momentos de cumplida acción, que dieron sus muestras, o a veces no, pero quedó patente nuestra participación.

Es momento –nos dice el Sentido Orante- de anticipar nuestra acción, nuestra presencia; arar y preparar el terreno a través de las promesas. En alguna medida lo hemos visto, lo hemos imaginado. Nos hemos valorado y nos hemos… a veces “exagerado” nuestra visión de promesa, y otras veces… “minimizado”.

Y el mayor “riesgo”… –entre comillas riesgo, pero sí generador de desconfianza, de auto-desconfianza- el mayor riesgo es contar sólo con nuestras fuerzas. 

Verán. La promesa es como esa inspiración de Misterio que nos empuja a… hacer la excepción, a hacer lo que sentimos que es lo adecuado; que nos va a suponer un esfuerzo, una dedicación. En consecuencia, si la aparición de la promesa es de parte del Misterio, es un lenguaje, una parte… –¡muy pequeña, sí!- de lo que va a transcurrir luego, pero facilita, con esa promesa, nuestra participación, y hace posible que, por nuestra actitud, el reclamo de las demás partes funcione, y acudan y se junten y… la experiencia sea gratificante.

Así, en el ejercicio de esa promesa –contando con nuestros recursos, sí-, si incluimos esa idea de “Inspiración de Misterio”, contaremos, sentiremos la casualidad, la suerte… que nos acompañará. Es decir que la aparición de nuestras promesas está auspiciada por el Misterio Creador. Y en la medida en que lo tenemos en cuenta, nos damos cuenta de que no es suficiente con nuestro aporte.

Y esto nos hace presentarnos o presentar nuestras promesas, con la Inspiración Misteriosa, con el aporte de la Llamada Orante. Lo cual dará a nuestra ¡actitud!... una característica ¡DIFERENTE!, que si sólo planteamos nuestro estar y hacer en base a nuestros recursos.

Sea cual sea o sean cuales sean los resultados, bajo la garantía de quien nos ha inspirado la promesa…, nos sentiremos realizados y aprenderemos de lo transcurrido, sea gustoso o no; aprenderemos de lo que faltó, de lo que sobró, de lo que fue justo.

El hacer cumplido de las promesas acrecienta la fuerza de la consciencia…; genera ternura y capacidad…; promueve cuidados… Y así nos sitúa en el plano de “lo siempre posible”.

Sabemos, ante cualquier promesa que nos inspiran, de la participación de otras actitudes… que no estarán –seguramente- en el plano de nuestra sintonía con el Misterio. No debemos forzar, ni imponer, ni manipular ninguna participación. La honestidad, en cada promesa, debe estar garantizada por nuestra ética. Sólo así entenderemos la participación evidente y constante del Misterio Creador.

Sentirse “comprometido en lo prometido”, con el auxilio permanente de la Creación, es abrirse a la sintonía de “los necesarios”. Es conectarse con lo desconocido… y seguir la estela de la luz.

Es fácil y frecuente que el desánimo aparezca, cuando parte o todo lo prometido se aplaza, se fractura… La fe en la Providencia de esa inspiración recibida nos debe reavivar, reanimar.

Caerse caminando es parte del camino, y hay que incluir como pasos, nuestros tropiezos. Así estaremos siempre en disposición de levantarnos; no dejarnos postrar.

Que las inspiradas promesas de este ritmo que comienza, estén en permanente atención de la ayuda que reciben y de la casualidad que transcurre.

Es Orar haciendo, estando, testimoniando.

***

PRAYER

The prayer we practice does not belong to any religion. We believe prayer can be a liberating and healing instrument. It is referenced in Creation and, without naming them, in the different Forces that animate us. Our belief that prayer is an essential element, led us to create a space dedicated exclusively to prayer: “The House of the Sound of Light” located in a farmhouse in the Basque Country, in the province of Vizcaya. There, prayer encounters and retreats are held.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Main centre of Neijing School
RADIO AND TV

RADIO AND TV

Our communication channel
FEMININE INSPIRATION

FEMININE INSPIRATION

Feminine Inspiration Association
HEADQUARTERS

HEADQUARTERS

Neijing Schools in the world